En el extraño lugar del otro lado del Muro. (o: “no basta el sol, la luna, el cielo y las estrellas”)

Ha habido otras experiencias en la vida de nuestro protagonista, pero ninguna tan importante como conocer a Violet, una chica norteamericana de 18 años, llena de vida, de sueños, de amor y de poesía; en una de las bromas mas surrealistas de la vida, Rogelio, que durante mucho tiempo se había quejado de el imperialismo yanquee, y con frases como: “Latinoamérica debe dejar de ver hacia el norte y empezar a ver hacia dentro”, ahora se le pone en el camino una “all american girl”, que pone todo su mundo de cabeza.

 

En el comienzo, no había nada, pero ese dos de julio de 2006 se hizo la luz, fue el día que la conoció, vino de vacaciones a la Ciudad de México, su anfitriona la señora Victoria Reyes, le pidió de favor a Rogelio que, puesto que el domina la lengua inglesa, le acompañara a pasear a sus visitas.

 

Es tiempo de decir que nuestro amigo Rogelio nunca ha tenido la experiencia en el amor como la de una persona normal, nunca ha gozado de una relación larga y duradera, no ha vivido la bella experiencia de lo cotidiano en pareja, como ver una película rentada, o preparar la comida, o caminar por el centro comercial; es lo que busca con ansia, una conexión.

Había tres caras nuevas ese domingo, la madre y dos hijas, dos jóvenes tan rubias como los rayos del sol; si los marinos solo vieran el mapa, chocarían de frente unos con otros, deben ver las estrellas, el sol, las nubes, la marea; no puedo decir que Rogelio se cautivo al instante, fue mas bien, la colección de momentos que vivieron juntos, fue como si hubiera visto el anzuelo, lo analizo, probó la carnada, sabía que iba a morir si mordía, pero aún así decidió morder.

 

La historia es verdaderamente corta, casi tan corta que no se puede escribir los hechos, a menos que cuente de la vez que fueron al Nevado de Toluca, y hacia tanto frío, e iban tan mal abrigados que en mas de una ocasión tuvo la oportunidad de procurarle calor con sus manos, o de la vez que fueron al Museo de Antropología, donde congeniaron con su interés en la cultura y las civilizaciones antiguas, o cuando fueron a las pirámides y escalaron la del Sol, o cuando vieron una cantidad interminable de películas y se dio cuenta de que tan parecidos sus gustos e intereses eran, en fin, la lista sigue y sigue y sigue, y hubo momentos en los que nuestro amigo Rogelio creyó que tenía una oportunidad, momentos en los que la felicidad le lléno el corazón, solo esa pequeña chispa de posibilidad era lo único que necesitaba para seguir buscándola, pero hubo momentos que el corazón se le llenó de incertidumbre, por una mirada intencionada o una sonrisa inexistente, y esa incertidumbre se convertía en nervios, ansiedad, temor, tristeza, ira; Aún así, no desistió.

 

El asunto llegó al clímax en el momento que todos sus sentimientos se volvieron claros, el supo que la amaba, hay quienes pasan su vida buscando una mujer perfecta, Rogelio ya había conocido a dos, tal vez lo que las hace perfectas es el hecho de que no podrá tener a ninguna, sin embargo siguió ahí, luchando la batalla interminable, el sueño imposible, aquel del que cantaba el hombre de la mancha, y siendo pues, mas hábil con la pluma que con la lengua, pues decidió escribirle una carta donde mostraba todos su sentimientos, y su postura ante ella, a lo que ella respondió “I´m flattered”, y nada mas, lo cual no resolvió ninguna de sus inquietudes, si por lo menos lo hubiera mandado al diablo, pero como en una sociedad de “politically correctness”, la verdad se diluye en el miedo de ofender, o de lastimar, y aún así siguió ahí.

 

Unos cuantos días después que escribió esta carta ella salió de la Ciudad de México con rumbo a Acapulco, y en ese intermedio el descubrió un modesto tesoro que ella había estado buscando por mucho tiempo, un disco que contenía una banda sonora de una película que ella ama, y el, cual pirata con el mapa de la intuición lo encontró sin querer, y con junto con este tesoro, le escribió otra carta, un manuscrito en el cual se presentaba como el pirata que finalmente terminaría por encontrar el camino a su corazón, los piratas no temen a la muerte porque viven con ella, pende sobre sus cabezas en todo momento, no tienen patria porque su patria los quiere muertos, y por eso no temen la travesía, no temen una bala al pecho o una puñalada trapera.

 

Ahora es tiempo de esperar, ya se despidió de ella, ha hecho todo lo que puede hacer por ella, y se lo ha dicho, y parece que está tratando de abrir una puerta en una pared donde no hay forma de cruzar, por lo que ha puesto el siguiente desarrollo de la historia en manos de Dios, de la vida, del universo, del destino, y con la espada de la fe, espera volverla a encontrar cuando ambos estén listos el uno para el otro.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s